Alina Cuevas Lariné, de 11 años, estuvo en el lugar adecuado y a la hora indicada para ver sus sueños tomar el camino en el que se pueden hacer realidad. 

Acompañar a su mamá, Ángela Cuevas, en un comedor donde ayuda a una amiga a cambio de un poco de dinero, le permitió conseguir que el presidente Luis Abinader le reconstruyera la vivienda, luego de una solicitud que le hiciera el pasado lunes 19 de octubre, día en que el mandatario se encontraba en Barahona dando el primer picazo del puerto del municipio.

Al acceder a la petición, el mandatario asumió una importante decisión en cuanto a los infantes en que debe primar el “interés superior del niño, niña y adolescente, como establece el Código de Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes, con el objetivo de contribuir a su desarrollo integral, asegurar el disfrute pleno y efectivo de sus derechos fundamentales, como el de un techo digno”.

Agradecida     

Ángela Cuevas, así como su hija dicen estar agradecidas de que el presidente, a través del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), dispusiera la construcción de la casa que cuando llovía “se mojaba dentro antes que afuera” y desde la calle veían qué hacían en su interior, debido a la cantidad de rendijas que esta tenía.

La vivienda de 55 metros de construcción, techada en madera y cobijada de zinc, piso de hormigón pulido, con tres habitaciones, sala, comedor, galería, así como acera perimetral, tiene un costo aproximado de RD$245,000, sin la mano de obra, afirmó el maestro constructor al requerírsele su opinión en ese sentido.

Madre e hija mostraron su satisfacción por la construcción, aunque esta no sea de blocks y cemento, “de todas maneras estamos agradecidas del presidente, que Dios le de vida y salud para que siga ayudando a más familias pobres como nosotros”.

Quiere ser ingeniera

Alina Cuevas Lariné es expresiva y no tiene miedo escénico al ser entrevistada por el equipo de LISTÍN DIARIO, narró que no sintió temor de acercarse al mandatario a solicitar la ayuda para la casa, porque asegura la necesitaban sus padres.

Ella cursa el tercer grado de la educación básica y que desde ya se prepara para el inicio del año escolar, y tiene un sueño: graduarse de ingeniera civil, carrera que planea estudiar cuando tenga edad de ir a la universidad.

“Para construirle casas a personas de mi barrio, ayudar a las personas de aquí de mi sector que hay muchas necesidades”, dijo la niña.

Una cosa más solicitó la pequeña al presidente: una vez concluya la construcción de la vivienda, que el mandatario haga todo lo posible por venir a entregársela “porque si no viene me sentiría muy triste”.

El sector     

Junto a sus padres y varios hermanos vive Alina en el sector Los Guandules, del barrio Palmarito, ubicado al oeste del municipio Santa Cruz de Barahona.

Se trata de una comunidad surgida hace unos 15 años sin planificación, razón por la cual carece de los más elementales servicios: agua potable, electricidad, calles asfaltadas, aceras y contenes.

La niña  también le hizo un vehemente llamado al Jefe de Estado para que disponga de ayuda urgente a esta comunidad de Santa Cruz de Barahona, en el cual la mayoría de las viviendas no son de calidad.

video

Comenta con Facebook

Deja un comentario