Conocer a los clientes por primera vez es siempre delicado, pues el cliente está tratando de decidir si eres la persona adecuada para representarlos.

Estás tratando de comprender los problemas del cliente, ganarse su confianza y establecer una base para trabajar en conjunto.

Para crear una buena primera impresión, usa algo de sentido común profesional y sigue las pautas que te presentaré a continuación:

Crea un buen sitio web

Antes de que un cliente te visite, es probable que visite tu sitio web para descubrir todo lo que pueda: tus credenciales, experiencia, áreas de especialización, publicaciones, premios, etc.

No hay excusa para no tener un sitio web de aspecto profesional, con información sobre la firma, que responda las preguntas básicas de un cliente sobre quién eres tú y cómo operas. La gente quiere saber con quién está tratando, así que no mantengas información en el misterio.

Prepárate

Para clientes corporativos potenciales, arregla tu sitio web, busca noticias que los involucren, otros asuntos legales en los que puedan estar involucrados, etc.

Para las personas, una simple búsqueda en Google y un vistazo a sus cuentas de Facebook y LinkedIn pueden arrojar mucha información útil para asegurar una conexión personal: una conexión que podría conducir a una relación profesional rentable.

Luce profesional, sé puntual

Para bien o para mal, las personas hacen juicios precipitados acerca de la competencia profesional por la forma en que están vestidos y la forma en que se comportan.

Vístete profesionalmente, sé amigable, mira a la gente a los ojos y llega a tiempo a las reuniones. La puntualidad no solo transmite profesionalismo, sino que es una señal de que respetas el tiempo de otras personas y de que estás lo suficientemente organizado como para mantener tu propio horario bajo control.

Organízate

Las personas también te juzgarán en función de tu oficina. Una oficina desorganizada sugiere una mente desorganizada. Si tu escritorio está cubierto con montones de papel y carpetas de archivos, considera usar algún software de administración para mantenerte más organizado y reducir la necesidad de papel.

El software basado en la nube también te da acceso a tus archivos en cualquier lugar, sin importar dónde te encuentres. Tu rutina previa a la reunión también debe incluir una lista de preguntas que necesitan respuesta, y un procedimiento estándar para determinar los próximos pasos.

Fideliza, escucha, comunica

Desde el momento en que un nuevo cliente entra por la puerta, tu atención debe estar al 100 % sobre ellos. Ignora todas las distracciones y concéntrate no solo en lo que dice tu nuevo cliente, sino también en lo que no dice.

Hazle saber que estás escuchando al hacer preguntas pertinentes e incluso inquisitivas. Si hay un componente emocional, hazles saber que entiendes y empatizas. Evite jergas de la industria: comunícate de la manera más simple y clara posible.

Sé honesto

Por definición, los nuevos clientes son personas que tienen un problema y necesitan una solución. Entran por la puerta con cierto nivel de esperanza y expectativa. Por lo tanto, parte de tu trabajo es administrar tus expectativas sin aplastar sus esperanzas.

Eso a veces significa decirles a los nuevos clientes lo que no quieren escuchar. Pero es mejor ser abierto y honesto desde el principio, incluso si significa poner en riesgo nuevos negocios.

La gente te respetará más por decirles una verdad dura que una endulzada, e igualmente pueden contratarte porque confían en ti para ser directo con ellos.

¿Cómo crear una primera buena impresión en los clientes?

Proyecta confianza y competencia del proyecto

Las personas no solo quieren honestidad sino tranquilidad. Quieren sentirse a nivel intelectual como si estuvieran en buenas manos y, al elegirte a ti o a tu empresa para representarlos, quieren sentir que han tomado la decisión correcta.

Tu confianza les da confianza, y tu competencia les hace sentir que están obteniendo el valor de su dinero.

Habla del futuro

Recuerda, las primeras reuniones tratan de sentar una base sobre la cual construir. Una vez que se ha establecido la confianza y la relación, los nuevos clientes deben salir de la primera reunión sintiendo que han sido escuchados, sabiendo que han sido comprendidos y seguros de que tú los vas a ayudar.

Describe los próximos pasos: ¿qué se les exigirá?, ¿cómo se verá el proceso?, ¿cuánto tiempo tomará el asunto?, ¿qué tipo de comunicación deben esperar? etc.

No tengas miedo de hablar sobre tarifas y pagos. Antes de que se vayan, asegúrale a tu nuevo cliente que tomas las cosas en serio y que trabajarás duro. No tienes que prometer la luna, tan solo hacer lo mejor para ayudarlos a llegar allí.

Sigue las pautas que te acabo de mencionar, y verás que el cliente terminará con una sonrisa en su rostro.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí