NUEVA YORK._ Tres concejales de El Bronx exigieron a las autoridades locales que dispongan el cierre de una bodega frente a la cual fue asesinado el estudiante dominicano Lesandro Guzmán, luego de ser arrastrado desde el interior del negocio por los autores del hecho.

Los concejales Richie Torres, Vanesaa Gibson y Rafael Salamanca, exigieron al Departamento de Asuntos del Consumidor de la ciudad, cerrar definitivamente la bodega “Zesarina Grocery Store”, que cambió al nombre de “Chicky and Cruz Grocery”.

En una carta enviada ayer martes al encargado del departamento Lorelai Salas, los ediles sostienen que “un propietario que se queda de brazos cruzados mientras un chico de 15 años sale arrastrado de su tienda y es asesinado a sangre fría con un machete ya no es digno de hacer negocios en la ciudad de Nueva York”.

Nuevas imágenes divulgadas ayer martes, muestran al estudiante tratando desesperadamente de esconderse en la Zesarina en la calle 183 Este, cerca de la avenida Bathgate, saltar el mostrador y meterse debajo, mientras se aprecian a los pandilleros matones, buscándolo en el local.

Esas imágenes, también muestran cuando el dueño trata de empujarlo para impedirle que entre.

Después de esa imagen y en una de las escenas más impactantes, se ve al estudiante, alzando los brazos como pidiendo auxilio y después toma ruta hacia el hospital, donde no pudo llegar vivo.

“Si bien puede ser injusto esperar que un propietario de una empresa, sin capacitación en la aplicación de la ley, realice actos heroicos en medio de la salvaje violencia de las pandillas, la omisión de hacer algo tan básico como llamar al 911 es moralmente inconcebible”, dice la carta de los concejales.

Torres, de origen boricua, quien representa el distrito donde ocurrió el asesinato, habló directamente con la Policía, quien le dijo que el dueño de la bodega no llamó al 911, dijo un representante del edil.

El grupo envió una carta similar a la Autoridad Estatal de Licores, pidiéndole que también le quite la licencia al establecimiento para vender bebidas alcohólicas.

La carta llega luego de que decenas de miles de personas firmaran una petición en línea para exigir que se cerrara el negocio.

La petición tenía más de 121,800 firmas, 42,406 de las cuales se originaron en Nueva York, hasta la tarde de ayer martes.

VERSIÓN DEL DUEÑO

El propietario de la bodega le dijo al canal Bronx News 12 el domingo, que tuvo que quedarse callado porque fue amenazado por los pandilleros y tuvo mucho miedo.

Añadió, hablando en español a través de una traductora en inglés, que conocía al muchacho y que nunca se imaginó que lo iban a matar afuera.

Llorando, sostuvo que tiene un gran pesar por el asesinato y que el estudiante era asiduo cliente del negocio.

La madre de Lesandro dijo que ella lo mandó a pagar $5 dólares que restaba de una compra en la bodega y que el dueño lo conocía desde que nació.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí