De José Peguero a Franklin Mirabal Esto no se resuelve con unas disculpas

Comenta con Facebook

Deja un comentario