La historia de Nikole Mitchell, una estadounidense de 36 años, es de no creer. Luego de servir como pastora de una iglesia cristiana, dejó su vocación religiosa para cumplir su sueño de toda la vida, ser stripper.

Nikole, quien pertenece a una familia conservadora, desde muy joven estuvo muy sujeta a la vida religiosa.  Sus líderes de ese entonces vieron vocación en ella y le propusieron que hiciera parte del culto como pastora. Así inició su proceso como consejera espiritual.

Al paso de los años, una parte de ella no se sentía contenta y feliz. En una visita que realizó a un evento para personas Lgtbiq+, se dio cuenta de que era bisexual y desde allí su perspectiva sobre su futuro dio un giro rotundo.

El contrastante cambio de profesión le ha representado grandes ganancias a comparación de su antiguo empleo, pues ahora gana hasta 100 mil dólares al mes siendo parte de la industria del sexo.

Ella se describe en su cuenta de Instagram como stripper, motivadora y modelo, donde además suele compartir parte del contenido erótico que comercializa en la plataforma OnlyFan donde ofrece contenido sexual a cambio de una suscripción pagada.

Pese al año complicado que fue el 2020, para Nikole Mitchell, representó un año en el que muchos de sus sueños se hicieron realidad, incluyendo hacerse viral y comenzar a ganar más dinero en un mes de lo que solía cobrar en un año, sin duda, un cambio radical de profesión pero que para esta mujer ha significado un gran logro.

video

video

Comenta con Facebook

Deja un comentario