En la década de los años 50 del siglo XX, una deliciosa variedad de plátano llamada Gros Michel se extinguió casi por completo de las plantaciones de Centroamérica y Sudamérica.

El responsable de esta terrible pérdida fue una cepa de marchitez causada por un hongo llamado Fusarium.

Ahora una mutación de esta cepa amenaza la continuidad de la variedad Cavendish, la más consumida hoy en día en todo en el mundo.

Historia y evolución del “Mal de Panamá” o Fusarium 

  • El primer caso de Fusarium registrado ocurrió en 1876 en Australia.
  • 1900, ya se había extendido a Surinam, Centroamérica y la isla de Java (Indonesia).
  • 1910, en Cuba se comienzan las investigaciones para aislar el hongo Fusarium.
  • 1922, se puso en marcha en primer programa de mejoramiento de bananos en el Colegio Imperial de Agricultura Tropical en Trinidad.
  • 1950, la marchitez por Furarium ya ha invadido todo el planeta y la epidemia en América Latina alcanzaba el punto de inflexión.

En la segunda mitad del siglo XX, los productores de banano/plátano, en todo el mundo, decidieron utilizar una nueva variedad, conocida como Cavendish, que aunque no es tan exquisita como Gros Michel, era resistente al Fusarium. Como resultado, y después de enormes cambios e inversiones en infraestructura, con el fin de adaptarse a las diferentes necesidades de crecimiento y maduración de los bananos tipo Cavendish, la industria bananera fue rescatada.

Fuente: Furariumwilt.org

Sin embargo, en la década de los noventa apareció y comenzó a diseminarse una nueva cepa del hongo Fusarium, el Foc R4T. Proveniente de Taiwán pronto llegó a otros países del sudeste asiático, como China, Indonesia, Malasia y Filipinas, e incluso al norte de Australia.

Miles y miles de hectáreas de Cavendish ya han sido destruidas y muchas más se se encuentran seriamente amenazadas, si no se encuentra la manera de detener la diseminación del Marchitez por Fusarium.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, el Foc R4T ya ha infestado plantaciones de banano en Asia sudoriental y Pakistán, y ha sido detectado recientemente en Jordania, Mozambique y Australia.

Es una preocupación creciente para la industria, ya que coloniza, infecta y destruye las plantas de banano Cavendish. Una vez la enfermedad se presenta, no puede ser controlada por prácticas de cultivo tradicionales o químicas“, informa la FAO.

Los métodos disponibles para la contención de la enfermedad no son totalmente eficientes y las opciones alternativas se encuentran todavía en una etapa de evaluación. Las consecuencias sociales de la fusariosis pueden ser muy graves: el banano es una fuente importante de alimentación, salarios, empleos e ingresos en muchos países tropicales.

Algunos hechos y datos sobre el cultivo y consumo del banano, banana o plátano 

Hechos y datos sobre el plátano o banano. Fuente: http://www.fusariumwilt.org

El banano, incluyendo el banano de postre, el plátano y el banano de cocción, es el octavo cultivo alimenticio más importante del mundo, y el cuarto más importante en los países menos desarrollados. Se producen en 135 países y en territorios en zonas tropicales y subtropicales. La gran mayoría de los productores son pequeños agricultores que cultivan el banano para un consumo doméstico o para mercados locales (menos del 15 % de la producción global de más de 130 millones de toneladas métricas se exporta), (FAOSTAT, 2015).

Hoy en día, el comercio de exportación internacional de banano (17 millones de toneladas métricas aproximadamente) asciende a más de 10 billones de dólares americanos por año.

Mapa de incidencia del Fusarium – Fuente FAO
En AZUL – Área infectada por la cepa Raza 1
En ROJO – Área severamente infectada por la cepa Raza 4 (TR4)
En VERDE – Área en riesgo. Los agricultores dependen del plátano para vivir

Soluciones

En esencia los expertos afirman que un banano resistente a enfermedades es la mejor base para un banano sano, ya que para erradicar a este hongo lo que hay que tratar es el suelo, tratamientos químicos muy tóxicos pueden dañar la fauna y el entorno, por lo tanto no son una opción.

Además, Fusarium produce esporas que sobreviven latentes en el suelo durante décadas, por lo que es necesario adoptar nuevas medidas de erradicación para controlarlo.

Es indispensable una investigación conjunta y el intercambio de conocimientos en todos los niveles. El manejo eficaz de la enfermedad necesita acciones concertadas, en un entorno complejo con distintas dimensiones geográficas y culturales. Los reglamentos y las políticas nacionales e internacionales son fundamentales para el manejo del Marchitez por Fusarium y para prevenir su diseminación en áreas que todavía están libres de la enfermedad“, afirman en el sitio web Panama Disease.

Fuente: Furariumwilt.org

Principales programas de investigación 

El pasado mes de junio la mexicana Caucasella Díaz, defendió su tesis doctoral titulada “Genética y genómica funcional del patógeno de la Sigatoka negra del banano Pseudocercospora fijiensis” el evento se realizó en la universidad de Wageningen.

Su tesis describe la finalización de la secuenciación del genoma de este hongo devastador que amenaza las exportaciones de banano en todo el mundo, así como el desarrollo de un protocolo de transformación genética que se utilizó para descubrir nuevos mecanismos de resistencia a los fungicidas en el hongo.

Asimismo en noviembre de 2017,  investigadores de la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane, Australia, han diseñado bananos Cavendish modificados genéticamente con resistencia a la devastadora enfermedad.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí