Ante el aumento del consumo de alcohol y sus repercusiones en la salud y la siniestralidad vial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone aumentar los precios de las bebidas alcohólicas través de impuestos especiales e imponer restricciones a su publicidad, patrocinio y promoción.

La representante del organismo internacional en el país, Alma Morales, dijo que estas propuestas están dentro del paquete técnico SAFER (por sus siglas en inglés) puesto a disposición del Gobierno, el cual contiene cinco líneas de acción prácticas que buscan prevenir y reducir las muertes y discapacidades causados por el uso nocivo del alcohol.

La propuesta también plantea el fortalecimiento de las restricciones a la disponibilidad del alcohol; avanzar en el cumplimiento de medidas que impidan conducir mientras se consume alcohol y facilitar el acceso a exámenes de detección, intervenciones breves y tratamientos.

“El uso nocivo del alcohol no solo tiene repercusiones en la salud de los individuos que lo consumen, sino que sus efectos de dependencia y daños involuntarios impactan al no consumidor, sus repercusiones son bastante significativas para la salud pública y el bienestar de la población en general, por tanto es altamente recomendable la aplicación de estas medidas de prevención puntualizadas en el paquete SAFER”, dijo Morales.

La OPS también recomendó la aplicación de reglamentaciones que reduzcan las horas de venta de bebidas alcohólicas; fijar una edad mínima adecuada para la compra y consumo de alcohol; regular el volumen de su dispendio y evitar el fácil acceso a grupos vulnerables y de alto riesgo.

Impacto del uso nocivo del alcohol en la salud

Además de contribuir a más de tres millones de muertes al año a nivel mundial, el uso nocivo del alcohol es el principal factor de riesgo de mortalidad prematura y discapacidad entre las personas de 15 a 49 años, ya que representa el 10% de todas las muertes de este grupo de edad.

El consumo de alcohol es particularmente dañino en las mujeres embarazadas ya que puede tener muchos efectos negativos para el feto, incluyendo bajo peso al nacer, deficiencias cognitivas y trastornos del espectro alcohólico fetal.

Por su efecto inmunodepresor, el consumo dañino de alcohol aumenta el riesgo de enfermedades transmisibles, como la tuberculosis y el VIH. También, puede tener efectos tóxicos considerables en los sistemas digestivo y cardiovascular; mientras que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer ha clasificado las bebidas alcohólicas como cancerígenas, aumentando el riesgo de varios tipos de cáncer.

De igual forma, el consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de los siniestros de tránsito. Los usuarios de la carretera que están bajo los efectos del alcohol tienen un riesgo significativamente mayor de estar involucrados en un accidente. Conducir bajo la influencia del alcohol, es un factor de riesgo clave para el 27% de todas las lesiones en la carretera. Por lo tanto, es un problema importante de salud pública que afecta no sólo al consumidor del alcohol, sino también, en muchos casos, a partes inocentes como pasajeros y peatones.

SAFER es una hoja de ruta que se enmarca en el Plan de Acción Mundial de la OMS para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles (ENT) y en la meta 3.5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que busca fortalecer la prevención y tratamiento del abuso de sustancias, incluido el abuso nocivo del alcohol.

Comenta con Facebook

Deja un comentario