La Junta Central Electoral (JCE), que se vio precisada a convocar por segunda ocasión en 30 días a casi 7,5 millones de ciudadanos, para unas elecciones municipales que fracasaron el 16 de febrero. El sistema de voto automatizado, defendido con vehemencia por sus autoridades, colapsó cuatro horas después del inicio de los sufragios.

Ahora las autoridades de la JCE no pueden fallar. La suspensión de los comicios anteriores, un hecho sin precedente en la historia electoral dominicana, provocaron una inadvertida crisis político-institucional.

Miles de jóvenes se lanzaron a protestar en la Plaza de la Bandera, frente a la JCE, durante once días consecutivos, mientras en las calles de importantes ciudades se generaban masivas movilizaciones y cacerolazos.

Respeto a la democracia
Los manifestantes exigían respeto a la democracia, investigación de las causas que generaron el fracaso de las elecciones, sanción a los culpables y renuncia de los funcionarios electorales. El descontento, la crispación y confusión en amplios sectores de la vida nacional merecieron la intervención del presidente Danilo Medina, quien ordenó la detención de una desprestigiada investigación iniciada por la Policía Nacional y la Procuraduría General de la República, luego que el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) denunciara un presunto sabotaje a las elecciones y culpara al principal líder de la oposición y candidato presidencial, Luis Abinader.

Investigación de OEA
En cambio el mandatario solicitó al secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, proceder a la realización de una auditoría forense a los equipos tecnológicos utilizados en los comicios, con el propósito de determinar lo sucedido. Esta investigación está en curso.

Conjuntamente se impulsó un diálogo, para buscar solución a la delicada situación, entre los líderes políticos y destacados actores sociales, incluyendo las iglesias, el empresariado, instituciones de la sociedad civil y una representación de los jóvenes indignados, regentados por el Consejo Económico y Social (CES).

Desde el inicio los jóvenes se retiraron de las negociaciones y dirigieron una mesa de diálogo paralela, donde formularon propuestas alternativas. Los avances en ambos casos penden de los resultados de este domingo.

Complejidad de elecciones
Las elecciones municipales extraordinarias se celebrarán en esta ocasión de forma manual, con boletas electorales que los sufragantes depositarán en una urna, debido al naufragio del voto automatizado y los cuestionamientos que ha generado.

Tendrán derecho al voto 7,487,040 dominicanos, en los 158 municipios y los 235 distritos municipales que conforman las 32 provincias del país.

La Junta Central Electoral (JCE) instaló 4,169 recintos electorales, donde funcionarán 16,032 colegios de votación.

Los electores tendrán que seleccionar entre alrededor de 200 mil candidatos, que compiten por 3,849 plazas municipales.

Se aplicará el voto preferencial para la escogencia de regidores y vocales, una novedad que los especialistas consideran contribuirá al retraso de los resultados de la votación. El propio presidente de la JCE, Julio César Castaños Guzmán, tuvo que admitir que no se emitirán boletines con la celeridad esperada.

Los candidatos a los cargos municipales son postulados por 27 partidos y ocho movimientos políticos, que a su vez realizaron numerosos bloques de alianzas en distintas demarcaciones.

Plazas dominantes
De los 7,847,040 ciudadanos hábiles para votar, 3,828,786 son mujeres (51.1%) y 3,658,254 hombres (48.9%). Mientras los jóvenes de 18 a 25 años están integrados por 1,327,728 (17.69%); los de 26 a 30 años alcanzan 889,516 electores (11.85%), y los de edades entre 31 y 35 años alcanzan los 772,040 personas (10.29%), lo cual refleja una idea del peso específico que tendrá la población jones en estas elecciones.

En lo que respecta a las provincias con mayor contidad de votantes, el dominio lo tienen Santo Domingo, con 1,665,989 sufragantes, y su gigantesco municipio Santo Domingo Este, que concentra 715,174 votantes (9.55%); Distrito Nacional, con 858,890 ciudadanos (11.47%), y Santiago, con 591,545 votantes (7.90).

En comparación con el padrón de 7,487,040 de electores que será usado en las Elecciones Extraordinarias Municipales de este domingo, el padrón para las elecciones del 17 de mayo tuvo un incremento de 42,892 electores, correspondientes a nuevas inscripciones que se produjeron desde el 19 de septiembre de 2019 hasta el corte del padrón que tuvo lugar el 17 de enero de 2020, así como de aquellos 23,259 menores que serán mayores en mayo de 2020. De ese total de 7,529,932 de electores, 3,850,393 (51,1%) corresponden al género femenino y 3,679,539 (48,9%) al género masculino.

Los 3,849 cargos de vida o muerte
En estas elecciones municipales extraordinarias, que se celebran desde las 7:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde, se están definiendo 3,849 cargos electivos. Entre estos hay 158 alcaldes y 158 vicealcaldes; 1,164 regidores y 1,164 suplentes de regidores; 235 directores municipales y 235 subdirectores municipales, así como 735 vocales.

Los principales partidos políticos son el de la Liberación Dominicana (PLD), número uno en la boleta electoral; Revolucionario Moderno (PRM), número dos en la boleta; Revolucionario Dominicano (PRD-aliado al PLD), número tres; Reformista Social Cristiano (PRSC-aliado a Fuerza del Pueblo), número cuatro, y Alianza País, número cinco en la boleta.

Resumen semanal del periodico MuelaNews por Dalmy Corona

Comenta con Facebook

Deja un comentario