Ni Santa Claus, ni Reyes Magos, en esta Navidad

La terapeuta familiar Angie Santana, recomienda ser sinceros y enseñar el verdadero sentido de la Navidad a los hijos pequeños.

0
27

Aunque parezca cliché, en esta época de fiestas y regalos, también es propicio enseñar el verdadero sentido de la Navidad a los niños, para así hacer crecer la familia en valores.

La psicóloga clínica Angie Santana encomienda a las familias no enfocar la Navidad en los regalos que traen Santa Claus, los Reyes Magos o la Vieja Belén a los niños que se comportan bien, pues sería darle un valor a los regalos materiales distorsionados, cuando se debería enseñar los valores cristianos de esta época.

Decirles a los niños que Santa, los Reyes y la Vieja Belén son los que traen regalos a casa, sería enseñar a los niños que los padres pueden sostener una mentira por años, es dar oportunidad a una decepción.

“Yo tenía una niña de paciente el año pasado, que sus padres hicieron sacrificios para comprar la lista de regalos que ella pidió y aun así no pudieron completar, entonces, la niña sintió que era mala, que se comportó mal y que Santa no la quería”, cuenta la terapeuta, al momento de advertir que con eso lo que se logra es que el niño salga lastimado.

“Por cultura y como se ha manejado la sociedad en los últimos años, lamentablemente Navidad es sinónimo de fiestas, regalos y vacaciones, olvidando el verdadero sentido de la Navidad”, expresó la psicóloga.

Los niños de religiones no católica en época navideña

Al preguntarle a la terapeuta que si la celebración de Navidad y Año Nuevo afecta a los niños de otras religiones o de ninguna, contestó que no necesariamente, pero sí se perdería como familia enseñar a los niños las costumbres de la Navidad y su historia, porque son positivas para el fortalecimiento de los valores humanos, sería perder esa oportunidad de compartir esta época de paz, reflexión, armonía y sobre todo amor.

NAVIDAD

Afirma que para muchos niños que no son católicos tener las fiestas y los regalos de Navidad en el colegio y toda la emoción que la época conlleva, puede ser una presión, pero que los padres deben enseñar a sus hijos pequeños a convivir respetando su propia creencia y la de los demás.Primera Navidad con padres separados

Santana, también terapeuta de pareja, aconseja a los padres que recientemente han decidido la separación, ser sinceros con sus hijos, comunicarse con ellos y expresarles que, aunque no estén juntos, pueden disfrutar de una época de amor, de paz y de fiestas.

Una opción para aquellos padres que ya no compartirán las festividades navideñas y los hijos están de por medio, sería dividir las festividades, por ejemplo, Nochebuena con mamá y Año Nuevo con papá o viceversa.

Comenta con Facebook

- Publicidad-
Cargando...

Deja un comentario