Ozuna realizó un gran show que fue disfrutado por sus fanáticos en el Palacio de los Deportes. DISTRITO NACIONAL.

Ozuna tuvo el reto de presentarse en el Palacio de los Deportes y logró que el público disfrutara sin parar. Realizó un espectáculo bien concebido y dejó claro que está en total sintonía con la juventud, que la fanaticada se enamora de su flow romántico, pero urbano, y que la vulgaridad no debe ser el punto de partida para mantenerse a flote. El cantante de trap y reguetón abarrotó y cantó en vivo buenas canciones y se apoyó de una banda de seis músicos, para un número récord de 31 temas que se incluyen en su álbum “Odisea”, algo que muchos de sus colegas no pueden hacer porque están limitados en cuanto a la voz.

Ozuna, quien entona los famosos estribillos de la mayoría de las colaboraciones actuales, mostró que tiene madera para sacar a flote un espectáculo en solitario cuando participó en la reciente edición del Festival Presidente 2018. Pero como era de esperarse, anoche llevó invitados que se adueñaron de todo: Goldy Boy, Mozart la Para, Ele A El Dominio, “el dúo de la historia” Wisin y Yandel, Natti Natasha y Romeo Santos, quien fue la gran sorpresa de los asistentes.

Ozuna realizó un gran show que fue disfrutado por sus fanáticos en el Palacio de los Deportes

Derroche musical

A las 9:00 p.m. llegaron Lo Blanquito a interpretar sus pegadizos temas “Te la cuti”, “Muah” y “Party de popis” dejando el escenario “caliente”. Y es que, estratégicamente, estos muchachos criollos representaron al 80 de los que estaban allí, adolescentes y jóvenes. Fueron queridos y aplaudidos durante todo su segmento. El público de la primera fila se apostó frente al montaje 360 grados donde Lo Blanquito y todos los artistas interactuaron, apareciendo desde debajo de la tarima y subiendo lentamente al centro del espectáculo, de igual forma para despedirse del público, algo que también agradó.

Un show sin desperdicios

A las 10:30 de la noche apareció Ozuna con un estilismo agradable, camisa blanca, pantalón negro, botas y un distintivo collar cantando el tema “Tengo tu foto”, siguió con “Quiero repetir”, “La modelo” y “Noches de aventura”, todas coreadas de principio a fin. Se movió a cada lado del montaje, congenió felizmente con la gente y cantó un poco a capella al finalizar cada canción.

Lo hacía, no solo por la algarabía y la bulla que concentraba tantas personas cantando en un espacio cerrado y ovalado, sino porque también el sonido fallaba, subía y bajaba creándose allí un sórdido ruido. Los artistas invitados se notaban subiendo el volumen de su voz para lograr entenderse entre tanto ruido que producían los fanáticos.

“Buenas noches República Dominicana. Gracias por este cariño y respeto. Bendiciones a todos, sin ustedes yo no fuera Ozuna”, dijo emocionado.

Luego interpretó “Única”, su nuevo tema, y presentó a su primer invitado, el santiaguero Goldy Boy para tocar el disco “El final”, conectando por los que gustan del trap.

“El negrito de ojos claros” siguió con “Corazón de seda” y “Falsas mentiras”, otras de sus más conocidas y gozadas, razón por la que se detuvo y gritó: ¡Wao, cuanta energía!”.

A las 11:00 de la noche el artista bajo por su segundo cambio de vestuario y subió a Mozart La Para con “Bye Bye” llenando de coro y buena vibra el lugar. Ozuna volvió y juntos improvisaron un poco y adelantaron que viene un tema en conjunto.

Algo que distinguió el espectáculo de Ozuna es que cada invitado tuvo su momento, lo que sirvió de pulso para medir cuánto gustan entre la gente. Ozuna exaltó el talento de la República Dominicana con los artistas llevados en su show. Luego basó otro momento con los temas viejos que lo dieron a conocer en el mundo del trap latino: “La ocasión”, “La intimidad”, “Ahora dice”, entre otros. Aprovechó la onda del este ritmo para recibir a su primer invitado boricua Ele A El Dominio, con quien interpretó “Balenciaga”.

Lo mejor para el final

Como si todo lo anterior fuera poco, llegó la experiencia en tarima de Wisin a “descontrolar” el evento con sus colaboraciones con Ozuna. Tocaron “Escápate conmigo” y “Me niego”. Pero cuando salió Yandel, con la bandera dominicana en la cintura, el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto “se fue abajo”. El intérprete dejó solos a “Los líderes” para que cantaran “Como antes”, “Pam Pam” y “Rakata”. Se fueron por todo lo alto a pesar del reiterado problema con el sonido y la bulla de los fanáticos.

Ozuna regresó con cinco canciones más antes de recibir a Natti Natasha con “Criminal”, quien también fue disfrutada por el público que pedía su nombre para ese tema.

El momento más recordado llegó con el beat que indicaba que las canciones “Sobredosis” y “El farsante” con Romeo Santos iban a sonar. “Va a salir Romeo”, “No me digas que viene Romeo”, decía el público y, efectivamente, Romeo llegó para que el evento terminara con una euforia colectiva. El bachatero se asomó para tantear como estaban los ánimos para su presentación en diciembre. Como siempre, Romeo se “robó” el show y prácticamente no lo dejaron cantar, debido a que el público se emocionó por su presencia y las coreó de principio a fin cada canción.

Ozuna dejó para el final “Dile que tú me quieres”, “Rompecorazones”, entre otras, pero no abandonó el lugar sin agradecerle al público dominicano tanto apoyo, quedándose ensimismado entre tantas muestras de cariño. Terminó a las 12:30 p.m. tras más de dos horas de fiesta para sus seguidores.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí