Invertir en agua es una gran idea de inversión ya que pocos activos están generando tan altas ganancias. Debido a su escasez, alta demanda e incremento en la población, el agua siempre mantendrá una tendencia alcista y quienes inviertan en agua verán su dinero multiplicarse con el tiempo

Negar que el agua es una inversión muy rentable es cerrarse los ojos ante los acontecimientos mundiales. Solamente para conocer un poco sobre el potencial de invertir en agua tomemos por ejemplo China. Este país es el de más población en el mundo. Solamente en China vive un quinto de la población mundial total, pero ahí tienen solamente el 7% del agua.

Invertir en agua se puede realizar de varias maneras. Sin embargo la que se ha vuelto más popular es por medio de los ETFs en donde se compran acciones, también existen fondos de inversiones destinadas al agua o con otros productos convirtiéndolo en un fondo mixto.

Existen varios ETFs disponibles en el mercado, sobretodo de compañias que están centradas en el area de la purificación del agua y que además de purificar proveen la tecnología de inspección de calidad del producto. Otras empresas del sector de la inversión en agua se dedican al transporte a lugares adecuados para su consumo, además de la industria de la venta del agua en botellas para el consumo privado.

Está más que claro que si los gobiernos del mundo no inician ahora programas de infraestructuras y conservación del agua, en menos de cuarenta años sentiremos gravemente su falta. Las guerras mundiales del futuro serán por agua dulce.

Según expertos a pesar de todas las advertencias, los gobiernos y la mayoría de los habitantes de la Tierra hacemos muy poco por cambiar las cosas en cuanto al agua. En las próximas décadas, la polución, el cambio climático y la destrucción de los ecosistemas traerán consigo un problema grave con el agua dulce y los alimentos. Ambos productos estarán bastante escasos lo que provocará guerras y conflictos inimaginables. De hecho, los estimados más recientes indican que no tendremos suficiente agua para todos en el planeta en los próximos 40 años.

Lo bueno es que estamos a tiempo de cambiar las cosas y una manera de hacerlo es invertir en agua para que estos acontecimientos apocalípticos que nos asustan nunca lleguen a ocurrir. No dejemos todo en manos de los gobiernos, nosotros podemos aportar nuestro grano de arena y cuidar nuestro recurso más preciado. El agua

Por qué invertir en agua

Las inversiones que dependen de las tendencias demográficas o del cambio climático son particularmente atractivas para inversiones con horizontes a largo plazo. Precisamente la escasez de agua en un tema que combina estos dos aspectos y que, por lo tanto, puede ser una excelente inversión a largo plazo.

Es bien sabido que el agua apta para uso humano (es decir, el suministro de agua) es un bien

Y sin embargo, el agua es imprescindible para vivir (es decir, hay una enorme demanda que, además es bastante inelástica). 

Como vemos en el pictograma siguiente, el agua se utiliza en grandes cantidades para producir todo tipo de productos de alimentos y bebidas. De hecho, cada persona bebe entre 2 y 4 litros de agua al día y consume entre 2.000 y 5.000 litros de agua al año de manera indirecta a través de la comida que ingiere. 

Litros de agua necesarios para producir diferentes alimentos
Litros de agua necesarios para producir diferentes alimentos. Fuente: Banco Interamericano de Desarrollo

A medida que la población mundial sigue creciendo a un ritmo frenético, la demanda de agua va a crecer igualmente rápido. Según un informe de las Naciones Unidas, en 2025 habrá 1.800 millones de personas viviendo en regiones con escasez de agua, y dos tercios de la población mundial podrían tener acceso limitado al agua.

A diferencia de lo que ocurre con el café, no es posible especular con el agua directamente como materia prima. No existen (que nosotros conozcamos) futuros ni productos derivados sobre el agua. Existe, en cambio, un producto financiero que sí permite invertir en agua.

Por lo tanto, se trata de un sector que mueve mucho dinero. A modo de ejemplo, cabe destacar que el estado de California gasta unos 20.000 millones de dólares al año para todo lo relativo a su suministro de agua, y está previsto que esta cifra aumente a medida que la población crece. Se necesitan hacer importantes inversiones a través de toda la cadena de distribución del agua.

Conclusión

En definitiva, se trata de un sector que tiene un potencial de apreciación muy elevado en el futuro por la creciente demanda de agua, lo cual hace que sea una excelente inversión a largo plazo que puede ofrecer un retorno sobre inversión espectacular en comparación con su nivel de riesgo bastante bajo (aparte de una cierta correlación con la renta variable).

Si tienes cualquier duda acerca de cómo invertir en agua o si ya has invertido en este activo y quieres compartir tu experiencia con los demás lectores, no dudes en dejar un comentario más abajo. Y si crees que este artículo puede ser de interés para otras personas de tu entorno, te animamos a que lo compartas con ellas. ¡Muchas gracias por adelantado!

video

Comenta con Facebook

Deja un comentario