Quién era Jorge Gabriel Báez Abreu, quien se fugó en Nagua y fue asesinado?

0
447

Jorge Gabriel Báez Abreu, el hombre que escapó de las autoridades cuando fue llevado a un centro de salud en Nagua y fue ultimado este viernes  por la Policia en Villa González, estaba condenado a 30 años de prisión por el intento de asesinato contra Henry Natanael Veras López y Pedro Parra Almonte.

La condena se produjo en el año 2015 en Puerto Plata, donde había intentado quitarle la vida a las dos personas.

Cuando fue condenado, el tribunal colegiado ordenó que la pena fuera cumplida en el Centro de Corrección y Rehabilitación San Felipe, en Puerto Plata.  el pasado 18 de este mes de diciembre,  al producirse la fuga, el recluso había sido trasladado de la Fortaleza Olegario Tenares, en Nagua, provincia María Trinidad Sánchez.

La fuga de Jorge Gabriel Báez Abreu tiene tintes del séptimo arte, según explicaron testigos de los hechos en las inmediaciones de un centro médico.

El hombre fingió estar enfermo para ser llevado al centro médico. Una vez allí llegó una yipeta con hombres armados que despojaron de las armas a los dos agentes que le custodiaban. En la zona se produjeron disparos, según el equipo de seguridad del centro médico.

Los cabos Marte Álvarez y Dauris Cuevas Urbáez fueron quienes condujeron al preso desde la fortaleza hasta la Clínica Costa Norte.

El recluso escapó

El vehículo en el que se produjo la fuga fue localizado en el municipio de Cabrera de dicha provincia, según informó la Procuraduría General de la República.

El intento de asesinato

La Fiscalía de Puerto Plata, en el año 2015, señaló que Báez Abreu interceptó el vehículo en que viajaban las víctimas y, sin mediar palabras, emprendió a disparos en los brazos, en la cara y en la espalda de Veras López. El señor Parra Almonte resultó con lesión permanente en los ojos.

Este viernes, diez días después de la fuga, agentes de la Policía Nacional se enfrentaron a disparos con   Báez Abreu, donde cayó abatido.

Comenta con Facebook

- Publicidad-
Cargando...

Deja un comentario