Según las primeras versiones de las autoridades, los detenidos intentaron huir de la prisión rompiendo la valla del perímetro de seguridad, momento en el que se desencadenó un tiroteo porque estaban intentando protagonizar un intento de fuga. Sin embargo, la oposición asegura que no intentaban fugarse y que exigían alimentos.

La ONG Observatorio Venezolano de Prisiones también refutó la información chavista y exigió una investigación completa.

“Hoy en Guanare vemos una nueva masacre en las cárceles de nuestro país bajo el control y la responsabilidad de la dictadura. Mientras sigan usurpando funciones, la vida de todos los venezolanos corre riesgo”, aseguró Juan Guaidó a través de su cuenta de Twitter.

La directora del observatorio, Carolina Girón, ha pedido una investigación exhaustiva para aclarar lo sucedido, tras una “dudosa” primera versión de las autoridades, por la que los presos intentaron fugarse “a plena luz del día”. Según la ONG, la cárcel está sobrepoblada: en ella hay recluidos 2.500 presos cuando su capacidad habitual es de 750, y son “víctimas del hacinamiento y la desidia”.

La diputada opositora al régimen, María Beatriz Martínez, aseguró que el motín inició por falta de alimentos en el centro penitenciario.

Tras el tiroteo, los elementos de la Guardia Nacional Bolivariana y los prisioneros llegaron a un cese al fuego.

Los heridos de mayor gravedad fueron trasladados al hospital Dr. Miguel Oraá, el cual colapsó debido a la gran cantidad de pacientes, mientras que los fallecidos fueron llevados a una morgue improvisada en las proximidades de la cárcel en la localidad de Guanare, estado de Portuguesa, donde serán identificados para, posteriormente, informar a sus familiares.

Comenta con Facebook

Deja un comentario