La radio de las mañanas en el país ha dado un giro en los últimos años. Programas de análisis y políticos ahora deben competir por la audiencia con programas de humor y de entretenimiento, uno de los más populares es “El Mañanero”, espacio que se transmite de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 9:00 a.m. por La Bakana 105.7 FM, y en donde el veterano humorista Manolo Ozuna forma parte del equipo que cada mañana busca informar y hace reír a su público.

“El Mañanero” tiene un formato propio, del cual Manolo se hace responsable. “Durante el tiempo que El Boli estuvo fuera del país me encargué de la producción y viré el programa. Al principio a él no le gustaba mucho, pero después comenzó a ver los resultados de esta línea. Gracias a Dios somos número uno en plataformas digitales”.

Manolo se ha encargado de hacer las preguntas más controversiales, responsabilidad que se toma muy en serio. “Creo en romper esquemas. Los esquemas nos estancan, nos atrasan. Los locos, los que miraron el mundo de una manera diferente son los que echaron este mundo pa’ delante. Creo en una irreverencia ética. Una que sea productiva, no en una dañina, ni nociva, de esa yo no participo. Creo en el respeto a todo el mundo. Así como un día entrevistamos a Amelia Alcántara, también ayudamos a que La Sierva pueda conseguir su ruta para mantener a sus hijos. Nosotros damos una variedad de contenido y la gente elige lo que va a ser viral. El norte del programa es humor y educación, siempre”, afirmó Ozuna.

Para él en el país hay muchas personas que temen hacer las preguntas correctas. “Con las preguntas irreverentes uno coge un riesgo. No es fácil combatir años de un pensamiento estático. La gente quiere saber otra cosa, quiere saber si en la policía puede haber homosexuales, quieren saber cuántos ‘tecatos’ hay dentro de la policía. Aunque no me contesten, yo debo preguntarlo. Esta formalidad de saco y corbata, con miedos y de entrevistas complacientes, ya pasó. Hay que hacer preguntas desde el punto de vista humano, para que enganchen con la gente”.Humor y redes sociales

Considera que el humor va bien y que las nuevas plataformas digitales han democratizado el humor, al permitir que surjan nuevos talentos. Pero, a los viejos les da un consejo. “Nosotros los que venimos del humor convencional lo que tenemos que entender es que si no nos actualizamos, nos convertimos en TBT, nos quedamos detrás, la vida es evolución constante”.Competencia

El formato de “El Mañanero” ha gustado y tiene mucha competencia, sin embargo, eso no le preocupa. “Yo trabajo no para superar a los demás, sino para superarme a mí. Nosotros trabajamos para que el público mantenga el interés en el trabajo de nosotros. Para seguir gustando. Hicimos una gira en NY, fuimos para hacer dos shows e hicimos seis. Nadie tiene el 100% del monopolio de la audiencia, cada quien debe hacer su trabajo. Nosotros hacemos lo que toca para mantener el pastel de audiencia que nos corresponde”.

La propuesta no solo incluye temas de controversia. “También tenemos una terapeuta sexual con un segmento todas las semanas, tenemos una psicóloga industrial, tenemos un experto en tecnología, en migración, un politólogo”.

El Mañanero, un equipo

“Soy de los que piensan que con el patrón del éxito no se inventa. Pero, sí creemos en renovarnos, y Boli apuesta mucho a eso. Cree mucho en las redes sociales, en las plataformas digitales y en la tecnología. Se han incorporado nuevos colaboradores, estamos entrevistando a congresistas”, confesó Ozuna. A la pregunta de cuál rol tiene cada uno dentro del espacio, respondió: “Boli cuando quiere es el moderador, aunque a veces es juez y parte. El Nagüero hace del machista, pero con una potabilidad con las féminas increíble. Ariel es el que trabaja el humor fino, inteligente. Yo soy el híbrido, en ocasiones llevo la conducción del programa o soy el moderador”.

Comenta con Facebook

Deja un comentario